El «Grading»en la segmentación

¿Has oído hablar del grading en la segmentación de mercados de una campaña de marketing online? Se trata de una herramienta muy útil, que merece la pena conocer en detalle, gracias a que te permite optimizar mucho más el rendimiento de la segmentación de tus campañas de publicidad digital.

La necesidad de segmentar

Hacer una buena segmentación del público al que te diriges no es solamente una opción a tener en cuenta a la hora de organizar tu campaña online. Se trata de una acción muy importante para conseguir ofrecer a tus clientes o, incluso, a los leads lo que realmente buscan. No olvides que este es el primer paso para fidelizarlos, por lo que es algo que debes cuidar especialmente.

Además, al segmentar a los usuarios, siempre tendrás la oportunidad priorizar los que encajan mejor con los objetivos de tu empresa, dedicándoles más presupuesto y recursos humanos para llegar hasta ellos. De esta manera aumentan las posibilidades de conversión y, por lo tanto, el retorno de tu inversión.

¿Qué es el grading?

Este sistema de clasificación de los clientes y leads de un negocio se basa en el scoring. Es decir, en establecer su orden por importancia o capacidad de impacto usando números o identificadores.

Cuando este proceso se ha realizado, se aplica el grading. Este consiste en añadir una capa de información a la clasificación ya hecha, que ofrece datos concretos sobre el comportamiento en tiempo real de los usuarios. De esta manera, te resultará más fácil saber cuáles de ellos se encuentran en el momento adecuado del embudo de conversión para lograr que tu campaña tenga el mayor impacto posible.

Ventajas del grading

Aplicar esta técnica en tu campaña de marketing online te ofrece dos beneficios básicos, que te ayudarán a mejorar el rendimiento de todos los recursos invertidos hasta el momento. Se trata de los siguientes. 

• Para empezar, te permite priorizar los leads que tienen un mismo score. ¿Qué consecuencias prácticas tiene esto? Esencialmente, que tendrás toda la información necesaria para saber cuáles debes priorizar a la hora de contactar con ellos o establecer acciones concretas de marketing.

• La segunda gran ventaja de este sistema de clasificación es que podrás sacar el mayor partido posible a todos los leads, incluso a los que en un primer momento parece que te van a dar poco rendimiento. ¿Por qué sucede esto? Esencialmente, porque tendrás la posibilidad de saber cuándo se encuentran en el momento de necesidad más álgida de tus productos. En otras palabras, podrás controlar cuándo están más receptivos a tus mensajes y aprovechar para llevar a cabo alguna acción que te permita incidir directamente en este público. Y todo ello a pesar de que su score inicial no sea el más adecuado, a priori, para llevar realizar este proceso.

Merece la pena señalar que todo este proceso es muy difícil de llevar a cabo sin herramientas específicamente diseñadas para el marketing automático. Estas resultan fundamentales para que se pueda integrar la información recibida en tiempo real sobre los usuarios con los datos que la empresa ya posee sobre el score de cada uno de ellos. De esta manera, el sistema utilizará los algoritmos necesarios para establecer las prioridades de contactos con los diversos usuarios, en función de cuándo sea más adecuado en cada caso. Y esto, aunque puede parecer simple, es un elemento fundamental para que acaben aumentando las posibilidades de conversión de tus clientes y leads. Todo ello con la mayor comodidad por tu parte.

Grading y cualificación del lead

La gestión de los leads es fundamental para los resultados finales del negocio, y una de las etapas más críticas por las que pasa el proceso de automatización de una campaña de marketing. De la información que se genere aquí depende, en un grado importante, la definición del proceso de compra y, en consecuencia, de la campaña de marketing más adecuada en cada caso. De esta manera te resultará más fácil aprovechar el impulso de compra de tus leads.

Es aquí donde juega un papel muy importante el grading, ya que permite optimizar de manera efectiva las campañas de marketing automatizado. Y todo gracias a la información que recoge de los leads o clientes potenciales.

En definitiva, el grading es una herramienta más a la hora de ayudar a la segmentación de los mercados de una campaña. La información que ofrece sobre los posibles clientes de una empresa y, lo más importante, en qué punto se encuentran sus necesidades es esencial para poder planificar las acciones más adecuadas, para impactarles en el mayor grado posible y para conseguir, por tanto, el mejor rendimiento de la campaña.