¿Por qué debes usar el planificador de rendimiento de Google Ads?

Sin lugar a dudas, el planificador de rendimiento de Google Ads es una herramienta que debes utilizar. Maximizar los resultados de cada campaña es crucial, por lo que no puedes desaprovechar ninguna ayuda. Y la empresa californiana te lo pone muy fácil con este sistema. Si no lo conoces, no te preocupes: a continuación te enseñaremos a sacarle partido.

Ventajas del planificador de rendimiento de Google Ads

Este planificador te aporta varios beneficios. El primero se basa en la posibilidad de observar las proyecciones del rendimiento. En este sentido, puedes elegir si prefieres que estas sean mensuales o trimestrales. Así te haces una idea aproximada de su evolución en estos periodos de tiempo. Además, en función de cómo se estén desarrollando estos pronósticos, recibirás sugerencias para realizar mejoras.

Otro aspecto interesante es que puedes cambiar la configuración de la campaña para ver cómo se ven afectados los objetivos de inversión y rendimiento. Esto te permite tener un control total sobre ambos aspectos y tomar las decisiones más adecuadas en poco tiempo. De esta forma podrás adaptarte a cualquier cambio que se dé y garantizarás un mejor uso de tu presupuesto.

Por otro lado, la introducción de las modificaciones es ágil. Tienes la opción de explorar las predicciones ajustando diferentes parámetros. Gracias a esto, serás capaz de medir cómo afectan los cambios al rendimiento. La versatilidad de esta herramienta la hace ideal para plantear diferentes escenarios hipotéticos.

Funcionamiento

Su funcionamiento se basa en la simulación de anuncios; la información se obtiene de los billones de búsquedas diarias que se realizan en Google. Pero también valora otros factores, como la estacionalidad, los competidores o la actividad que haya. El resultado es una proyección relativamente precisa, que puedes tener en cuenta para adoptar decisiones que afecten a tu campaña.

Esto te indicará cómo deberías ajustar los modificadores de pujas en campañas. La intención es que maximices los resultados en una determinada métrica, como es el caso del número de clics, las conversiones o el valor de estas. Sin embargo, no olvides que el rendimiento que se te muestra es relativo y podría estar distorsionado, ya que todos los factores que evalúa no son públicos. Así que usa el planificador para obtener recomendaciones y aplícalas en función de tus necesidades.

A la hora de utilizarlo, eso sí, necesitas cumplir una serie de requisitos. Por ejemplo, las campañas tienen que haber funcionado durante 72 horas, deben tener un mínimo de tres clics en los últimos siete días y no has de emplear presupuestos compartidos. 

Una vez superado este obstáculo solo se han de seleccionar las campañas e indicar el periodo de previsión, el objetivo y la métrica que quieras analizar. Cuando termines, la herramienta te mostrará la proyección en función de los parámetros seleccionados. Por suerte la información que recibas estará perfectamente estructurada, lo que evitará que te pierdas en un mar de cifras y letras.

Consejos de uso

Para sacar el máximo partido a esta herramienta, a continuación te indicamos algunos interesantes consejos. Empieza por asegurarte de comparar el rendimiento de la campaña con otras que tengan metas y objetivos similares. De lo contrario, la información que vas a obtener será absurda o te llevará a tomar malas decisiones. A la hora de comparar, tienes que hacerlo entre iguales.

Por otro lado, comprueba si dispones de suficientes datos para llevar a cabo pronósticos precisos. Sin la información necesaria, tus campañas no serán apropiadas para esta herramienta: al no disponer de unos datos mínimos es imposible que realice previsiones con un mínimo de credibilidad. Así podrás hacer los cambios oportunos con una base sólida, y no con información escasa que no te lleva a ningún sitio.

Un aspecto muy importante es el periodo que quieres cuantificar. No deberías proyectar a largo plazo: cuanto más cercano sea el período previsto desde la fecha actual, más precisos serán los resultados obtenidos. Esto es pura lógica, ya que cuanto más te alejes en el futuro, más incertidumbre existirá. Esto significa que los datos irán perdiendo fiabilidad de forma paulatina.

Por último, no olvides que las previsiones son estimaciones basadas en información obtenida de la subasta, de la estacionalidad y del historial reciente de campañas. Los niveles de rendimiento reales pueden variar, por lo que sé precavido en los análisis que efectúes. La herramienta es una apoyo a tu trabajo habitual, y te puede indicar oportunidades de mejoras que antes pasaban desapercibidas, pero no las tomes como una verdad absoluta.

En definitiva, el planificador de rendimiento es una herramienta muy útil, pero has de utilizarla con cautela. Las previsiones que te ofrece pueden fallar, por lo que tienes que tomar precauciones para no cometer errores. Pero, sobre todo, analiza bien los pronósticos a largo plazo. Y si necesitas la ayuda de un buen equipo de expertos en marketing digital, ¡cuenta con nosotros!