Eficiencia energética por el cambio de iluminación en los centros de trabajo de Telemark

La eficiencia energética es una de las propuestas que nos planteamos desde que comenzamos nuestra andadura en Telemark. Está claro que todos tenemos que contribuir a la sostenibilidad del planeta y poner nuestro granito de arena. Si todos ayudamos un poco, los beneficios para el conjunto pueden ser inmensos. Por eso te contamos qué hicimos nosotros.

Así lo hemos hecho en Telemark

Nuestra primera acción para la eficiencia energética fue cambiar nuestros tubos fluorescentes por bombillas LED. Los tubos fluorescentes tienen un mayor consumo energético y, además, acarrean otros inconvenientes, como el parpadeo inicial durante el encendido, que finalmente revertirá negativamente en su vida útil. Por ello, este cambio ayuda a la eficiencia tanto directa como indirectamente. Por un lado, porque se consume menos energía y, por otro, porque durarán más tiempo y no se invertirá en manufacturarlos y enviarlos.

En cuanto a las luces LED, destacar también otras ventajas como los diferentes tonos de iluminación que permiten adoptar o la seguridad que ofrecen. Su rotura no es nada sencilla, por lo que no es frecuente que haya problemas asociados al corte con cristales. A pesar de que esto pudiera suceder, los LED no tienen componentes contaminantes en su interior; de ahí que, aunque se diera el improbable caso de una rotura, la salud no se vería comprometida. Precisamente el hecho de que en su interior únicamente haya componentes electrónicos hace que su reciclaje sea más sencillo y, en caso de que haya que retirarlos, no se estaría dañando al medio ambiente.

En cifras: ¿qué resultados hemos visto?

En Telemark decidimos aprovechar la Orden del 29 de octubre del 2018 por la que se convocaban subvenciones en materia de energía para mejorar la eficiencia en las empresas. En este contexto, durante el primer y el segundo trimestre de 2019 decidimos cambiar 212 luminarias (de 4×36 W) y otras 77 de 4×18 W. Estas luces fueron sustituidas por 501 LED de 33 W. Como ves, el cambio fue considerable en toda la empresa, y pronto pudimos ver una recompensa en forma de reducción de energía.

Estas modificaciones dieron lugar a una disminución de casi un 40 % en la energía consumida por la iluminación, algo que consideramos muy positivo y motivador de cara a ayudar a nuestro planeta. Si seguimos comentando cifras, estaríamos hablando de un ahorro de casi 40.300 kWh cada año. Una vez más, nos gustaría agradecer a la Junta de Castilla y León y a los fondos europeos por la subvención, y aprovechamos para animar a todas las empresas y particulares a que luchemos juntos por la reducción del gasto energético. 

En definitiva, la eficiencia energética es clave para preservar nuestro medio ambiente. En Telemark hemos querido empezar con el cambio de iluminación, optando por alternativas que consumen menos y duran más tiempo, y contribuyendo así a una reducción en el consumo. Esperamos que te haya resultado interesante y te animes a saber más sobre nuestras acciones en la web de Telemark.