El eye tracking para mejorar tu sitio web

¿Ya conoces el eye tracking? Aquí te contamos lo que necesitas saber, las claves para que puedas utilizarlo y mejorar tu sitio web. Todas las interfaces tienen áreas de mejora, problemas de diseño y de etiquetado que puedes evitar si logras identificarlos.

¿Qué es el eye tracking?

El eye tracking, traducido como seguimiento o control ocular, es el registro de los movimientos que hacen los ojos cuando se fijan en una determinada superficie, como una pantalla. En los últimos años ha evolucionado mucho, y hoy puedes encontrar diferentes sistemas, más o menos sofisticados. Ya no es imprescindible que dispongas de un equipo especial con sensores, cámaras y proyectores. Con un software programado en base a un algoritmo para procesar las imágenes y la cámara web que incluye el propio ordenador portátil puede ser suficiente.

El objetivo es capturar con la mayor precisión posible los movimientos oculares, y relacionarlos con el contenido que están visualizando. La información recogida tiene que mostrarte dónde está mirando el usuario, cuándo y por cuánto tiempo. El uso de técnicas con estos mismos fines se remonta, al menos, al siglo XIX; sin embargo solo hace unas décadas que lo aplicamos al marketing digital. Los resultados están siendo excelentes, y gracias a ellos podrás mejorar tu sitio web dando una experiencia optimizada a tus usuarios.

Es importante distinguir entre los dos tipos que puedes encontrar: móviles o remotos. En el primer caso, el rastreador del movimiento ocular puede estar en la cabeza del usuario, usualmente en forma de gafas. La otra opción, mucho menos invasiva, es que todo el sistema esté en el monitor; así se logra que haya una menor interferencia en el comportamiento.

El control ocular se ha convertido por derecho propio en una técnica de investigación mercadotécnica que nos permite conocer mejor el comportamiento humano y optimizar sus experiencias. Y, en el caso de las páginas webs, posibilita el convertirlas en espacios virtuales más eficaces.

¿Cómo mejorar tu sitio web gracias al eye tracking?

Los estudios existentes han permitido concluir a los expertos que existen algunos patrones de comportamiento que ayudan a hacer páginas más amigables. Dos de los diseños más comunes, debido a esa tendencia a analizar la información así, son los que tienen forma de F y de Z.

Un diseño weben forma de F tiene el contenido más importante en la parte superior e izquierda, que es la que primero observamos. Tras ver esa parte de la página lo habitual es bajar la vista y volver a leer de izquierda a derecha. Y, si el usuario está interesado, seguirá descendiendo.

El diseño en forma de Z también es muy habitual. Se trata, al fin y al cabo, de la forma habitual en la que leemos un texto: de izquierda a derecha, bajando línea a línea. Depende del tipo de usuario, de su interés y de su prisa que siga un patrón u otro. Es cierto que en ocasiones puede haber comportamientos totalmente diferentes, pero no son porcentualmente representativos.

El eye tracking también te puede servir para mejorar tu sitio web al permitirte saber si los usuarios realmente llegan a hacer clic donde querrías que lo hiciesen. Normalmente en el carrito de compras o en el formulario de contacto.

Eye tracking marketing

El eye tracking ha acabado siendo fundamental en el marketing, y más teniendo en cuenta la digitalización de la economía y la reducción de los costes de usar esta tecnología. Gracias a losconstantes avances ya no solo está al alcance de las grandes empresas y hoy poy hoy, si tienes una página web, aunque seas un profesional autónomo o el propietario de una pequeña empresa te supondrá una inversión asequible y de la que puedes obtener enorme rentabilidad. Recordemos que en Internet nuestro sitio web es nuestra tienda, y la imagen que ofrecemos influye directamente en la tasa de conversión a ventas

Aunque no quieras hacer un estudio específico de tu portal, también puedes beneficiarte de los hallazgos obtenidos hasta ahora. Como sucede con los patrones de comportamiento, hay algunas formas de mejorar tu sitio web que se han descubierto gracias al eye tracking y que se pueden aplicar en todos los casos. De un modo muy resumido: el contenido más importante arriba, la llamada a la acción abajo, titulares grandes y jerarquizados, y no saturar de información. Eso es lo mínimo para toda página que quiera ser user friendly.

Si quieres mejorar tu sitio web no esperes más en poner en práctica las técnicas de eye tracking y otras importantes novedades en el sector.