La importancia de la comunicación interdepartamental

La comunicación interdepartamental se hace imprescindible en los modelos de negocio actuales.

El problema de la compartimentalización

Dentro de la organización empresarial existen varias formas de estructurarse. Las más extendidas son la jerárquica y la funcional. Ambas se centran en sistemas departamentales que, con mayor o menor autonomía, responden ante unos jefes o directores de divisiones o secciones.

Históricamente se han venido tratando estas divisiones como departamentos con sus propias normas, objetivos, incentivos, horarios o beneficios sociales diferenciados. Esto ha supuesto muchas veces no solo una falta de colaboración en los puntos que son necesarios, sino una auténtica competencia, incluso, enfrentamientos entre departamentos, que a menudo tienen competencias compartidas en sus límites o que dependen unos de otros.

Uno de estos enfrentamientos clásicos lo encontramos entre marketing y ventas. Así, incluso entre departamentos con los mismos objetivos, como las ventas, pero dirigidos a diferentes sectores, surge la inevitable competencia por ver quién alcanza su objetivo antes o en cuánto lo supera.

Por qué debes evitar esto en tu organización

El modelo de negocio actual no puede permitirse estas situaciones: el talento, tu equipo humano, es el verdadero corazón de la empresa. Aunque mantengamos estructuras jerárquicas o funcionales, cada proyecto hoy se hace competitivo por la capacidad de generar sinergias entre los diferentes departamentos.

No se entiende que quien, por ejemplo, ha de habilitar los medios económicos desde un departamento para la construcción de una planta de fabricación de cerveza en Jaén, no conozca ni la forma que tiene la fábrica, ni haya contactado con quién la ha diseñado, ni con quién va a trabajar en ella. Del mismo modo, sabes perfectamente lo importante que es que tus campañas de marketing se ajusten perfectamente a tu embudo de ventas, pero, sobre todo, lo importante que es que toda tu empresa se integre bajo una misma filosofía y unos valores que hagan suyos.

Cómo puedes mejorar la comunicación interdepartamental

La máxima que deberíamos aplicar aquí se resumiría en una palabra: convivir. Por eso, una de las formas más utilizadas para combatir el aislamiento departamental es la de organizar convivencias y jornadas, incluso familiares, que fomenten las relaciones interpersonales.

A nivel puramente organizativo, puedes plantearte cambios más profundos en la estructura e ir recurriendo en determinados proyectos y actividades a un sistema de estructura matricial.

Este sistema consiste en agrupar toda una serie de sistemas y recursos en torno a proyectos singulares, configurando el equipo como una estructura completa, compleja y autónoma. En este tipo de proyectos se integran, a tiempo completo o parcial, representaciones de todos los departamentos. Se materializan en la asignación de trabajadores concretos que actúan como parte ejecutiva del equipo y a la vez como enlaces con su división.

Algunas ideas sociales que puedes poner en práctica y que no cuesta mucho llevar a cabo son las siguientes.

– Poner en marcha una red social interna.

– Promover torneos deportivos o de otras actividades.

– Incentivar con beneficios sociales el uso compartido de vehículos.

Promover concursos internos de desarrollo piloto de nuevas líneas de negocio entre trabajadores, fomentando la creación de equipos de trabajo interdepartamentales.

Como ves, no son pocas las alternativas que tienes para mejorar la comunicación interdepartamental y que en tu empresa reine un clima colaborativo perfecto