Pasos a seguir para conseguir un sitio optimizado para Google

Con una cuota de mercado superior al 92 %, Google es el buscador por excelencia. No es de extrañar que sea también el que marca las pautas de qué es lo que interesa a los usuarios y cómo ha de presentarse. Estos criterios, que determinan lo que llamamos posicionamiento, son imprescindibles si quieres tener tu sitio optimizado para Google.

Dos premisas fundamentales para garantizarte un sitio optimizado

Existen dos premisas básicas que debes tener en cuenta a la hora de optimizar tu sitio web para posicionarte en Google.

-La primera es que Google quiere que le ayudes. Te pide que le hagas sencillas las cosas y le des pautas claras para que te encuentren con facilidad y precisión. Pero no te deja solo en el intento. Para que lo consigas te da toda una serie de reglas, medios y herramientas que debes comprender e interiorizar.

-La segunda es que el éxito de Google se basa en satisfacer todas las necesidades del usuario, incluso anticipándose a las mismas. Google pone el foco en el usuario, lo estudia, analiza lo que necesita y lo que va a necesitar, define tendencias y las promueve. Tu foco debe centrarse, por tanto, en procurar en todo momento la mejor experiencia al usuario en su viaje por tu sitio web.

Ten presente un error muy común al optimizar sitios web para Google

Como te estamos explicando, Google pide que cumplas una serie de pautas y reglas y pone a tu disposición vías para hacerlo adecuadamente. El mayor error que solemos ver en los sitios web es que muchas veces buscamos atajos. Por ejemplo, cada día son más relevantes en posicionamiento los contenidos multimedia, las fotografías, los vídeos o los podcasts. Estos elementos tienen en su ficha campos que han de ser rellenados e inciden directamente a la hora de facilitar a Google la tarea de saber exactamente de qué estás hablando. Solo así podrá ofrecerlo con precisión a quienes buscan lo que tú expones.

Una imagen sin definición es algo irreconocible para Google y para definirla existen unos campos que se llaman atributos Alt. Pues bien, en un alto porcentaje de sitios que nos encontramos, estos atributos Alt no se rellenan. Créenos: cuando Google pone a tu disposición algo es para que lo utilices. No hacerlo perjudicará enormemente tu posicionamiento.

Normas básicas para optimizar tu sitio

Teniendo en cuenta lo anterior en todo momento, vamos a tratar ahora algunos aspectos fundamentales que debes vigilar en tu sitio para optimizarlo.

Facilita a Google que te encuentre

Para que el buscador sepa que tienes contenido disponible y que este puede ser ofrecido a sus usuarios, has de mostrarle un esquema ordenado del mismo. Haremos esto con un sitemap: se crea de forma automática desde tu desarrollo y se envía, de igual forma, a través de una serie de utilidades al buscador. A partir de aquí, Google sabe que existes, te tiene en cuenta y revisa periódicamente tus contenidos buscando actualizaciones.

Es muy importante que la estructura de tus contenidos ayude a presentarle un esquema claro de este sitemap a Google. Para ello debes utilizar una estructura jerárquica y definir una navegación clara y precisa por tu sitio.

Garantiza a Google que tu sitio es fácil de visitar por el usuario

La usabilidad es imprescindible para Google, y se valora muchísimo. Por eso debes asegurarte de que tu sitio es muy fácilmente navegable. Piensa en los usuarios a la hora de diseñarlo, y preséntales un mapa de navegación sencillo y claro.

Elévate mediante el contenido a las primeras posiciones. Una vez optimizados los elementos internos y estructurales de tu sitio, es el contenido que ofrezcas el que va a conseguir que asciendas en la valoración que te da Google. Así pues, sigue estos consejos.

Ofrece contenidos únicos y originales. Asegúrate que no incluyen elementos copiados y revisa de forma regular que no te copian a ti. Google no quiere contenidos duplicados. No te preocupes: hay herramientas que pueden hacer esto por ti de forma automática.

Rellena todos los elementos meta adecuadamente. Utiliza la metadescripción como lo que es. Que presente un extracto útil del contenido. Haz que el título sea descriptivo y que las etiquetas guarden relación con el texto. No olvides completar los campos de atributos en imágenes y otros elementos.

Utiliza los enlaces o links para contextualizar. A través de ellos, Google puede entender el contenido con mayor precisión y así ofrecerlo acertadamente. Esto es muy valorado por Google. Además, tu texto ha de ponerse en relación con el resto de los que ofreces y con fuentes externas.

Orienta tu diseño y estrategia a la premisa mobile first. Google prioriza el móvil porque es el dispositivo desde el que más acceden los usuarios. Los contenidos y la navegación no son siempre uniformes en todos los displays. Elige siempre aquella que sea mejor para el smartphone.

Hemos querido ser concretos marcando aspectos esenciales de un sitio optimizado para Google,porque frecuentemente se olvidan.