¿Conoces estas similitudes entre un chatbot y un asistente virtual?

Es probable que en alguna ocasión te hayas preguntado cuáles son las diferencias entre un chatbot y un asistente virtual, así como las similitudes que existen entre ambos. En este texto queremos ayudarte a que averigües para qué sirve un asistente virtual y para qué un chatbot, y si ambos pueden utilizarse con fines similares. 

Definiciones de chatbot y asistente virtual

Antes de entrar en cuestiones más específicas, es importante determinar qué es un chatbot. Si nos fijamos en las palabras de las que se forma, chat (conversación) y bot (de robot), entenderemos que se trata de algún sistema autónomo con el que se puede mantener una conversación. Concretamente se trata de un software con el que los humanos podemos contactar para resolver nuestras dudas. Generalmente esta comunicación se lleva a cabo a través de un canal textual

Ahora bien, ¿para qué sirve un asistente virtual? Es cierto que el objetivo de estos asistentes es también acompañar al usuario para resolver determinadas cuestiones, pero estas suelen ser más generalistas. Aunque también son medios digitales con un software que ayuda a las personas a realizar determinadas actividades (hacer llamadas, realizar reservas por Internet o programar una cita), la explicación que se da es menos concreta que en el caso del chatbot, no están tan orientados a una tarea específica y el medio de comunicación que se utiliza con ellos es mayoritariamente la voz. 

¿Cuáles son sus capacidades?

A partir de lo anterior, puedes deducir cuáles son las diferencias entre el asistente y el robot de conversación. No obstante, te explicaremos más en detalle sus capacidades y similitudes con el objetivo de que entiendas cuándo es mejor utilizar una u otra. 

Pues bien, la primera cuestión que hay que valorar es que la función del chatbot es muy especializada. Es decir, permite ofrecer un soporte técnico en cuestiones específicas, como puede ser la reparación de un router de Internet. Sus capacidades sobre esta cuestión son numerosas, y, así, el robot podrá resolver casi todos los problemas que se derivan de esto específicamente.

No obstante, el asistente virtual es mucho más genérico. Suele ayudar con tareas cotidianas. Por volver al ejemplo de uso de ordenadores, el asistente podrá ayudarte en cuestiones básicas, como imprimir documentos o encontrar un servicio técnico cercano, pero no será capaz de resolver dudas o problemas más específicos y que no son los más habituales. Eso sí, el asistente también será capaz de solucionarte problemas básicos de toda índole: recetas de cocina, horarios de las líneas de autobús, y prácticamente cualquier tipo de cuestión de carácter sencillo.

A modo de ejemplo, cabe destacar algunos de los asistentes virtuales que probablemente conozcas: Siri, Alexa, el asistente de Google… Todos ellos resuelven dudas generales, pero si le hacemos llegar preguntas demasiado concretas es muy probable que no sepan cómo responderte. Tendríamos que utilizar un chatbot específico de ayuda para resolver ese tipo de dudas.

Y para aclarar aún más cuáles son las capacidades que tienen cada una de estas posibilidades, también hay que resaltar que un asistente virtual es capaz de entender diferentes preguntas formuladas de muy diferentes maneras, como si fuera capaz de razonar. Esto supone que nosotros podemos hacerle una pregunta utilizando nuestro vocabulario habitual, con toda naturalidad, y el asistente será capaz de entenderla y dar una respuesta. Sin embargo, el caso del chatbot es diferente: sus respuestas son predeterminadas para una misma pregunta. Por eso, no es posible mantener una conversación real con estos últimos.

¿Qué hay de la interfaz?

La interfaz es la forma en la que estos software (independientemente de que nos refiramos a chatbots o a asistentes virtuales) interactúan con nosotros. Si la interacción es a través de la voz exclusivamente, no existiría ninguna interfaz gráfica en particular, aunque normalmente los asistentes traen una pantalla incorporada o bien disponen de una aplicación móvil

Esta interfaz es la forma a partir de la cual somos capaces de contactar con los robots o asistentes. Es decir, la manera a través de la cual los usuarios interactuamos con el programa, y debe ser cómoda y entendible.

En muchas ocasiones, en estos casos, se trata de interfaces de voz, como comentábamos antes para el caso de los asistentes virtuales. No obstante, lo más usual en el caso de los chatbots es que se utilicen mensajes de texto o respuestas automáticas textuales al realizar una pregunta en la interfaz. Aunque estas preguntas también puedan formularse de diferentes formas, el software buscará las palabras clave y emitirá siempre la misma respuesta, mientras que el asistente es capaz de adaptar su respuesta oral a la formulación de tu pregunta. 

Esperamos que ahora te haya quedado más claro qué diferencias y similitudes existen entre un chabot y un asistente virtual. Si quieres estar al tanto de todas las novedades relativas a este sector, no dudes en consultar nuestra página web o en contactar con nosotros.