Uno de cada tres españoles simpatiza con los anuncios referentes al COVID-19

El COVID-19 ha irrumpido en nuestras vidas de forma drástica, y la publicidad, como cualquier otro aspecto de nuestro mundo, también se ha visto influenciada por la situación. Seguro que has visto en varias ocasiones spots publicitarios que tienen que ver directamente con la pandemia, y otros que se han adaptado a ella.

Así, las grandes marcas han respondido de forma tremendamente rápida a la nueva situación y han cambiado sus anuncios publicitarios por otros en los que se apela a los sentimientos de responsabilidad, empatía y colaboración ciudadana. A continuación vamos a hablarte de los anuncios referentes al COVID-19 y cómo están afectando a la población. 

¿Qué es la publicidad emocional?

Como su propio nombre indica, la publicidad emocional es aquella que utiliza lo emotivo para generar una respuesta en el consumidor, consiguiendo que este acabe llevando a cabo una compra. Por ejemplo, si mostramos a los potenciales clientes que un producto textil se ha hecho a mano, es probable que despierte en ellos la emoción de volver a lo artesanal y a una vida más sencilla. Eso les hará aflorar sentimientos de pertenencia, de gusto por lo tradicional… Y será más fácil que la compra se realice.

No hay que olvidarse en ningún momento de que las intenciones de compra tienen mucho de subjetivo. Siempre hay un componente personal que interviene directamente con ella. Además de conseguir esa venta inicial, los productos que han tenido una publicidad emocional siguen generando sentimientos en las personas tras la compra. Cada vez que lo ven o que lo usan se tiene presente la emoción que generó por primera vez, y eso también ayudará al refuerzo de la marca. 

¿Cuál es la clave de esta publicidad emocional? Buscar las mejores historias, apelar a las emociones actuales…

Publicidad durante la pandemia de COVID-19

Las marcas más potentes se han lanzado a la carrera para sustituir sus anuncios anteriores por unos actualizados. Por ejemplo, las compañías automovilísticas ya no muestran los coches en carretera, sino que hacen recorridos más cortos, hacia lugares cotidianos, y cambian el sueño de un gran viaje fuera de la ciudad por la idea de recuperar la normalidad cotidiana.

Y no solo eso, sino que hay que valorar que 1 de cada 3 españoles empatiza con la publicidad actual. Mientras que antes la publicidad se percibía como algo molesto e intrusivo en el día a día, cuando esta apela a las emociones y sentimientos actuales se agradece. De hecho, resulta curioso cómo muchos de los vídeos que se reenvían estos días son originados por la publicidad de productos como museos, marcas de ropa, restaurantes, etcétera. 

¿Cómo son los anuncios referentes al COVID-19?

Son aquellos que consiguen ponerse del lado del consumidor, apoyándole en su difícil situación, pero dándole esperanza y mostrando compasión. Y siempre desde una perspectiva positiva.

Además, los anuncios que más están calando son aquellos de los sectores que más se consumen: alimentación, comida a domicilio, seguros… Mientras que los que menos impacto tienen son aquellos que tienen que ver con artículos de lujo o el sector automovilístico. Esto muestra que el consumidor ha adaptado sus necesidades a la situación actual y eso están intentando hacer también las empresas cuyas campañas triunfan.

En muchos casos, quienes no pueden vender ahora mismo dedican sus espacios en los medios a hacer branding. Por eso aquellos sectores más afectados a este respecto, como la cultura y la hostelería, están apelando a ese sentimiento de reencuentro y vuelta a la vida social, cosechando bastante éxito. 

Como puedes ver, el COVID-19 ha cambiado nuestras vidas y también ha tenido un gran efecto en el marketing. Y es que, como ya te hemos explicado, una buena parte de los consumidores simpatizan con los anuncios referentes al COVID-19.