GAMIFICACIÓN TELEMARK: el aprendizaje divertido

La gamificación es una nueva forma de entender el aprendizaje. Para ello, los estudiantes usan dinámicas de juego y todo tipo de actividades lúdicas siempre con fines educativos. En Telemark pensamos que esta forma de aprendizaje divertido podía aplicarse también a nuestra formación, y por eso decidimos utilizar Kahoot con nuestros trabajadores.

¿En qué consiste la gamificación?

La gamificación es una metodología que consiste en aprender de forma divertida, a través del juego. Por su relación con la enseñanza, generalmente se refiere al entorno escolar, pero puede ampliarse su utilización a cualquier área formativa en general. La clave para entenderla es situar al estudiante en el foco principal del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Pues bien, el objetivo de la gamificación consiste en implicar al alumnado en el foco de todo el proceso, haciéndole protagonista. Así, una vez que asimila la dinámica de un juego propuesto por el profesor, será él de forma autónoma el que lo desarrolle. Uno de los juegos más comunes, como explicamos más adelante, son los de preguntas y respuestas; y, entre ellos, nosotros elegimos Kahoot para llevar a cabo una sesión con nuestros trabajadores que resultó todo un éxito.

¿Cómo puede aplicarse esta metodología a las empresas?

Pues bien, esta técnica docente se puede aplicar de varias formas en las empresas. Por un lado, es posible trabajar por objetivos a través de juegos creados específicamente para la empresa. De hecho, son varias las compañías que apuestan por tener paneles gigantes al estilo de un parchís, en los que los trabajadores cuentan con fichas cómo van avanzando en sus objetivos en la empresa. Para motivarlos más, el primero en llegar a la meta tiene una recompensa.

En nuestro caso, nos decantamos por la opción de utilizar Kahoot durante las sesiones formativas. Esta herramienta tecnológica es una aplicación para móviles tablets en la que se formulan preguntas tipo test con varias opciones. Generalmente, estas preguntas aparecen proyectadas en una pantalla y cada uno de los trabajadores juega con su móvil individual, contestándolas. Lo más interesante es que los usuarios tienen un contador de tiempo para cada pregunta, y con cada una se va actualizando el ranking de los empleados. Esta forma de jugar es entretenida incluso para adultos: de ahí su éxito. Y lo bueno es que sirve para despertar la curiosidad y los ánimos de los asistentes a las sesiones de formación, además de ser especialmente indicado para reforzar los contenidos más importantes que se han visto en estas. 

Beneficios de la gamificación en la formación

Como herramienta educativa, esta forma de aprendizaje divertido tiene numerosos beneficios. En primer lugar, favorece la implicación del alumno. No todas las personas aprendemos igual y, mientras que unos tienen mejor memoria fotográfica, otros recuerdan mejor los números o las palabras. Por ello nos gusta combinar diferentes estrategias en nuestras sesiones, y creemos que las que tienen que ver con el juego y la tecnología están resultando todo un acierto. 

Por otro lado, como todo lo que tiene que ver con las tecnologías en la era digital, ayuda a mejorar la concentración de las personas. A esto hay que sumarle que se trata de un juego en el que tienen que tomar parte de forma activa, y ambas cosas actúan sinérgicamente para que los empleados estén interesados en los contenidos transmitidos. 

Sin duda, otra de las ventajas que tiene utilizar estas estrategias es la motivación. Sabemos que no es lo mismo acudir a una larga charla que finaliza sin más que a otro lugar en el que sabes que después habrá una actividad divertida. Además de esperar dicho momento, estarás más atento a las explicaciones para después poder participar.

Por último, hay que destacar que también sirve para estimular las relaciones entre personas. En el caso de Kahoot, a pesar de ser una competición lo cierto es que resulta informal, y eso ayuda a establecer complicidad entre los empleados de una empresa. Si lo que se quiere es favorecer el trabajo en equipo, también podría plantearse la actividad desde un modo diferente en el que se trabaje en parejas o grupos. En cualquier caso, es una excusa más para relacionarnos con las personas con las que trabajamos día a día en un ambiente más serio.

En definitiva, nuestra experiencia con la gamificación está resultando muy gratificante, y por eso animamos a más empresas a iniciarse en esta nueva forma de aprendizaje divertido. Nuestros empleados pudieron disfrutar de una agradable jornada de formación utilizando aplicaciones tan amenas como Kahoot. Si quieres saber más sobre la actividad de nuestra empresa, ¡sigue navegando con nosotros!